a las doce menos cuarto en Roxy

Desde que somos novios, aunque a estas alturas debería decir éramos, no ha sido puntual ni una sola vez el tío. Ni una. Desde el comienzo, cuando empezamos a salir, yo llegaba entre cinco y diez minutos antes y él entre quince y treinta después de la hora de la cita. Lo que comenzaba siendoSigue leyendo “a las doce menos cuarto en Roxy”

esporas

Hay cosas que sólo ocurren en primavera y en otoño, como las distracciones sencillas, algo parecido a entretenerse con las caricias en algún prado multicolor. Los pensamientos pesados son como inmensas bolas de nieve que se guardan en el congelador del invierno del paralelo 45. Los pensamientos ligeros son cálidos y deforman la percepción delSigue leyendo “esporas”

letra en la canción de cuna

Él trabaja frente al ordenador, frente a una ventana muy grande a través de la cual entra abundante claridad y en una habitación desordenada de un modo sistemático, esto es, con pilas de libros, de disquetes, cedés y montones de carpetas repletas de papeles, viéndose que se trata del refugio de un creativo. Parece molestoSigue leyendo “letra en la canción de cuna”

cerebro

Escuchad. A partir de hoy todo es susceptible de ser considerado un acto creativo. Es terrible. ¿Qué pasó? Acaban de abolirlo. Han abolido el acto creativo. El integrismo se ha salido con la suya. Dicen que sólo Dios puede crear. No las personas. No me lo puedo creer. Al final han conseguido establecer esa granSigue leyendo “cerebro”

Casa Beni post merídiem

La noche había llegado y estaba sentado en la terraza del Casa Beni, empalagado por el ambiente de patio trasero y megabraga secándose al sol que hacían de aquel rincón uno de mis favoritos para tomar una cerveza fresca en pleno verano. Llevaba ya un rato solo entre las mesas rojas de Mahou en completoSigue leyendo “Casa Beni post merídiem”

llegarse a buda

El campo un prado fresquísimo para él. Árboles y manzanas nacidas en los árboles pequeñas a lo lejos. Huerta veraz en la ladera. Y las nubes rompiendo sobre las cimas acantiladas de las montañas no muy lejos. Los pájaros como los delfines. El sol como el sol. Mario pone una cerca pequeña que lo rodeeSigue leyendo “llegarse a buda”

Requiem

Una bandera, considerada de otra nación, pende con orgullo, sucio y agujereado, coronando un mástil y, junto a unos tanques amostrencados, forma parte de la conjura que escribe con renglones de sangre, una vez más, otra, las que por lo visto hagan falta, la historia de la pequeña ciudad de Laviat. Sobre el crepúsculo escarlataSigue leyendo “Requiem”

Otriverso | Parte Tres: O la muerte

Parte Tres: O la muerte ¿Cuánto tiempo había transcurrido desde que comenzó esta estúpida alucinación? ¿Un par de minutos, quizás? ¿Un poco menos? ¿Quizá más? En ese momento de determinación y de fuerza, la alucinación le pareció estúpida, no por frivolidad sino por ira. No se trataba de una (jodida) película estadounidense. Lo que estabaSigue leyendo “Otriverso | Parte Tres: O la muerte”

Otriverso | Parte Dos: La llanura

Parte Dos: La llanura Dei abría la boca para saludar cuando advirtió el gesto de su colega, extraño, impropia reacción, nada habitual. Lo vio cerrando los ojos con fuerza tras haberse quedado embobado unos instantes. Y a éste qué le pasa. Manu permanecía con los ojos cerrados, muy apretados los párpados mientras un gesto comoSigue leyendo “Otriverso | Parte Dos: La llanura”

Otriverso | Parte Uno: Hasta allí

Parte Uno: Hasta allí Llovía. Sería hacia la  media tarde, larga, estática y llena de calor y vacía de oxígeno de un verano monzónico. La semana había empezado hacía ya tres días, bochornosa y tremendamente ajetreada. El martes cubrió la ciudad un frente de nubarrones tormentosos oscuro e inquietante. Aquellas nubes grises parecían tan cargadasSigue leyendo “Otriverso | Parte Uno: Hasta allí”