Poema 7

Que a los 53 años no se puede morir
¿pero qué gilipollez es esa?
Comes mierda
bebes mierda
vives mierda
pero estás incapacitado para morir
a ciertas edades.
Vaya una pura mierda
de pensamiento.
El dilema que casi nadie se plantea:
amasar excrementos
para la sociedad establecida
en lugar de pensar
para la sociedad estableciéndose.
El dilema resuelto por casi todos
por los mejores
por los autoproclamados
seres ciudadanos
cuidadosamente etiquetados
con la marca registrada
de la normalidad.
El dilema resuelto tan universalmente
sin esfuerzo alguno.
Basta nacer
y seguir en el camino
que te impusieron
desde el comienzo de todo
más o menos por la fuerza.
Basta nacer
y a veces no basta
para mantenerse vivo
ni a los 53
ni a ninguna otra edad.

Poema 6

Hoy no estoy para enfrentarme
con los universales más tentadores
e inasequibles.

Hoy prefiero dejarme llevar
para elaborar un compendio exacto
de todo lo que
por lo demás fútil
llama mi atención
atenta y muy relajada
en este momento.

Hoy será extenso mi relato.

Personas a las que he dejado
a un lado de eso que dicen
el camino
quedan allí
presupuestas
porque en una vida
tan abrumadoramente finita
nada importa
pero tampoco nada
es para siempre.

La mente
que se comporta
como una esposa
estúpida y aburrida
en su propia casa
en su propia vida
queriendo tenerlo todo
bajo control
bajo su control.

Y los ciclos
de soledad
y de compañía
acción-meditación
que se presentan
como rígidas componentes
temporales
en la pequeña
mediana
y gran escala.
Necesarios
y de algún modo inevitables
en mi día
en mi semana
en mis años
a lo largo de toda mi vida.

Hoy será extenso mi relato
pero no tan extenso.