Tiki-tiki (2000-2009)

Tiki-tiki fue, ha sido, es y será mi gato. Nunca habrá otro, nunca habrá más. Él se fue, algo lo mató, nadie me lo dijo. La curiosidad se cuaja en pena y me hace llorar por él, agacharme por los suelos, revolcarme en busca de recuerdos que, como pelos, flotan ingrávidos y ágiles, imposibles de atrapar. Hasta siempre Tikín.