a las doce menos cuarto en Roxy

Desde que somos novios, aunque a estas alturas debería decir éramos, no ha sido puntual ni una sola vez el tío. Ni una. Desde el comienzo, cuando empezamos a salir, yo llegaba entre cinco y diez minutos antes y él entre quince y treinta después de la hora de la cita. Lo que comenzaba siendo … Sigue leyendo a las doce menos cuarto en Roxy