conduje

Conduje

Conduje

Conduje mi 206

Conduje mi 206 aún por terminar de pagar

Conduje sin sacar el brazo por la ventanilla, aferrado al volante

Conduje automáticamente, sin fijarme en la carretera, sin fijarme en los cruces ni en las señales, pero automáticamente respeté los cedas, los estops y adecué la velocidad del coche

Conduje obsesionado por ideas que me confundían alejándome de lo que hacía, conducir, y así hasta llegar a un paraje
Conduje ajeno al resto de actividades que había dejado aparcadas y que tienen que ver con mi trabajo y con el dinero que necesito para la hipoteca, la ropa, la comida y las copas

Conduje fumando aunque no llevaba cigarrillos y no fumo habitualmente, de hecho sólo fumo con el contrapeso del Ballantines en la otra mano, de hecho fumo solo marihuana y hachís, por este orden de preferencia

Conduje en silencio y eso a pesar de que recuerdo haber encendido compulsivamente la radio al arrancar el coche, en la calle a cinco o seis manzanas del portal donde vivo en un pequeño apartamento. La música supongo que no sería de Enrique Iglesias o Paulina Rubio, ni la letra, ni la voz en gran medida, pero supongo que alguno de esos envases, que es lo que son esos dos, era lo que sonaba

Conduje solo mientras Eva trabajaba en la tienda, que es un edificio ciclópeo con un enorme logotipo en color que todo el mundo reconoce porque aparece hasta en la sémola de la sopa, y donde vende mercancía a clientes captados por algún rostro conocido en el spot de la tele. Esta temporada un tándem compuesto por un actor y una actriz famosos por sus cuerpos más que por la interpretación en sus películas y que nunca han salido tan vestidos como en el anuncio. De la tienda Eva sale cada vez menos a verme, aunque se queja más, se queja bastante, del peso de la compleja jerarquía que la golpea/obliga a quedarse vendiendo durante más tiempo al día/mes/año por el mismo dinero/salario/miseria/flotador/propina. Más o menos igual que le pasa a todo el mundo, igual menos, igual más. Da lo mismo

Conduje??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Conduje muy sereno, agitado y furioso a medias. A ver cómo se come eso. Pensaba en que mi manera de mirar las cosas desde otras perspectivas tiene la ventaja/inconveniente de enfocar telescópicamente la mierda perdida/escondida por los rincones sombríos/ocultos del mundo/todo. En mi sociedad urbanizada y tecnológica, llena de cacharritos y cubierta de desperdicios, y en la tuya, primitiva y tribal, cubierta de polvo, ambas cubiertas de restos con ligera forma humana, la mierda se apelmaza como si siguiera una ley natural todavía no enunciada, siempre de la misma manera tiránica/opresora. Pensaba en mí y me fui desde el primero al tercer mundo, pasando por los líderes políticos/inevitables. Pensaba

Conduje desorientado y como un autómata buscando un viaducto por el que tirarme

Conduje desorientado y como un autómata buscando un viaducto por el que tirarme, sin buscar el suicidio, porque mi intención era tan simple y llana como pueda serlo un gráfico vectorial: tirarme desde el viaducto una vez lo encontrase, nada más. No persigo morir, que de eso nada sé ni si me va a gustar o no, como un autómata buscando un viaducto por el que tirarse. Sé que morir no es una opción que se toma libremente, para nadie, nunca. Una opción es tirarse por el viaducto imaginado, alto sobre una colchoneta verde de floresta. Una opción es dispararse a bocajarro, invadir las vías del tren o arrojarse al metro. Tenía pocas ganas pero mucha impaciencia por llegar al viaducto y mirar abajo, aunque pensaba en que hubiera preferido un acantilado frente al océano. Pero están muy lejos los acantilados. Me gusta mucho la palabra acantilado, mi lengua danza para pronunciarla, no me gusta pensar en ella/ello sino pronunciarla no demasiado a menudo porque podría perder su encanto para mí. Me gusta mucho más que viaducto, aunque tampoco esté mal

Conduje adelantando los coches más viejos que aún pasan la ITV, para alivio de sus dueños, que les sacan partido año más tras año más aún, como un sinfín de bolas extras o lo que es lo mismo, en los recreativos la suerte del perdedor, la alegría y menos tristeza. Adelanté a los conductores prudentes y damas juiciosas, niños prudentes, acojonados en general y a los ciclistas, por supuesto. Los demás, incluido un Almera de la Guardia Civil, me adelantaron a la misma velocidad que yo les olvidaba cuando aún podía distinguir sus matrículas las cuales estoy seguro que a estas horas tengo almacenadas en algún recóndito rincón de mi cerebro. Me pregunto cómo me hubiera afectado ver un accidente delante de mí… o haberlo provocado. Tomando como causa una cualquiera en especial, no sólo el exceso de velocidad, sino también la idiotez o las distracciones

Conduje sin provocar deliberadamente un accidente y ni siquiera vi ninguno/alguno/otro

Conduje al atardecer, con las luces fantasmagóricas de la madrugada y la pátina mortecina del anochecer. Aún no usaba las luces. Uso gafas

Conduje mientras me daba cuenta de cómo una gran inspiración me reveló lo artístico de mi vida, lo real del arte que apenas he comprendido hasta ahora (iba a decir nunca). Sentí profundo aprecio por todo lo aprendido sobre los nombres aprendidos, pasados y presentes. Mucho desprecio por los autores, esforzándose y medrando para que su obra mentirosa les consagre. Los hombres y mujeres que han perseguido su obra, y no han alcanzado su vida. Bárbaros de pluma, cincel, partitura, cámara o pinceles. Genios de la belleza y bestias de su vivencia. Ponderando sentimientos en bohemias tertulias, aferrados con mucha violencia a los pocos pero oropelados restos de los suyos propios, casi desde un principio precipitándose hacia el inmenso interior, vacío, abismal, de un ego sin profundidad finita y bordeado por ingeniosas estructuras made in

Conduje con la certeza de haberme revelado como un humilde virtuoso, ascético y genial, algo inesperado y pleno, y me sentí capaz de componer cada segundo del resto de mi vida con una precisión y originalidad tan sencillas que para el resto del mundo pasarían desapercibidas. A la vez me sentí uno más de los autores

Conduje??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Conduje sin atender el móvil

Conduje!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Conduje

Conduje y ahora ya no conduzco

Conduje y no sé lo que me pasó

Conduje, como hago a menudo

Conduje como hago a menudo

Conduje

Conduje

2 comentarios sobre “conduje

  1. Delicioso texto que conduce tal vez a una dirección prohibida, a una dirección no transitada, pero que se aferra adentro como lo que se esfuma con la fuerza de lo que no se va.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s